AC/DC - Rare, Rarer, Rarities

Enviado por Garfunkel el Mié, 05/01/2011 - 01:06
12

La banda de rock "Aussie" más querida en todo el globo ha sido fuente de inspiración para numerosas e incontables bandas, libros, canciones, reportajes, películas y un largo e inacabable etcaétera que bien podría alargarse hasta mañana. Y no es para menos; el legendario hermetismo que ha caracterizado a la banda de los Young, inexorablemente unido a su particular e inequívoca manera de entender el rock, han provocado el desarrollo de una fiel legión de fans donde todo el mundo tiene cabida; desde el "heavy" de la esquina, pasando por el inspector del fisco de tu barrio (caso verídico en mi caso) o el mendigo que toca Highway To Hell en su acordeón (otro caso real). Un auténtico fenómeno fan que ya quisiera Aerosmith en su Blue Army, esto sólo es comparable a los masoquistas Deadheads, a quienes siempre he considerado como el extremo más alto del fanatismo pues deben tener unas carteras repletas si verdaderamente coleccionan todo material en vivo que la banda saca al año. Y si no me creen, acudan a la Wikipedia (versión inglesa) y pónganse a contabilizar directos de los Grateful Dead.

¿Y por qué hablamos de los fans? Pues porque son el principal motor de la banda, a nivel musical o económico. Creo que no habrá banda lo suficientemente suicida como para no cuidar a sus fans y apreciarlos en sobremanera. AC/DC, en este aspecto, es un rotundo "Sí" y a la vez es un rotundo "No"...Por un lado, cuidan sus lanzamientos y ofrecen a su público lo que quieren, en estudio y en directo. Pero por otro lado, siguen sin complacer a los deseos de los "die-hard". Fans que suplican envíando cartas e e-mails a los australianos pidiendo que cambien su inmovilista repertorio (Thunderstruck empieza a cansar ya...) y que, por favor, ¡abran el puñetero baúl de Albert Records de una vez! ¡¿Dónde están esas sesiones y demos perdidas?!

Aún así, AC/DC han sabido responder a las numerosas suplicas y entregarnos un par de "boxes" como la reciente Backtracks o la espectacular en su título, Bonfire. Ambas son un compilado de lo raro de AC/DC, ideales para los que quieran iniciarse en el mundo del coleccionismo de esta banda. Pero como los fans no tienen suficiente comienzan a florecer los "bootlegs", y éste es uno de ellos...Rare, Rarer, Rarities es uno de los más completos de todo el catálogo no oficial de AC/DC, además, una delicia de coleccionista limitada a 1.000 ejemplares en todo el mundo. Por suerte, pude hacerme con ella en Barcelona allá por 1997.

El disco es un perfecto compilado de los inicios de la carrera de AC/DC así como de la etapa con el legendario Bon Scott, quien debería tener su foto junto a la definición de "Rock" en un diccionario. Y es que lo que este recopilatorio de rarezas nos pone en bandeja nada más comenzar el disco son las versiones primigenias de Can I Sit Next To You Girl y Rockin' In The Parlour con Mark Evans a las voces y unos desconocidos Colin Burgess y Larry Van Kriedt al bajo y batería respectivamente. Apreciamos como el clásico sonido de AC/DC se mantiene intacto, pero sólo falla la propia voz de Mark, demasiado glam para los australianos. Son un documento interesantísimo para conocer el pasado de esta banda puesto que data de 1974, cuando Angus aún tenía dieciocho tacos y empezaba a usar su disfraz de colegial neurótico.

Ya con Bon Scott en la banda, la cosa no volvería a ser la misma. Este escocés de pura cepa, boxeador y desvergonzado marcó definitavemente la carrera de AC/DC. Y por ello, el compilado abarca toda su carrera de rarezas más conocida. Así, cobra especial protagonismo Love Song, la única balada de los australianos en toda su carrera, donde Angus Young prueba suerte con sus pizzicatos y Bon Scott canta con la voz más acaramelada que un fan haya podido imaginar jamás. Posee una atmósfera melodica y atrayente pero no la imagino en directo, pues provocaría alguna decepción, sobretodo en el público. No tiene precio escuchar estas bizarradas.

A continuación, la impactante declaración de Bon a su ex en She's Got Balls. Otra muestra de la socarronería de Scott y unos riffs muy pesados por parte de Angus y Malcom. Ésta y Little Lover sí fueron incluidas en la edición internacional de High Voltage, por lo que son de sobra conocidas por el gran público, de la misma forma que la versión de Chuck Berry, School Days. Sin embargo, este "Rare" incluye una rara grabación en directo de Little Lover del año '76 en la BBC, lo que es algo que nunca ha sido filtrado en otro recopilatorio. Este disco también incluye una versión alternativa de High Voltage que guarda algunas diferencias con la original, se trata de una buscada versión más larga que la original, objeto de esquivo deseo para coleccionistas. Stick Around, es otra de esas perdidas y verdaderamente uno no entiende el porqué con lo pegadiza que resulta esta canción, tiene todos los ingredientes para ser un clásico. Riff, ritmo pausado como el de Highway To Hell y un estribillo simpatico y resultón, a la vez que Angus despliega toda su magia con sus punteos.

Mención aparte merece R.I.P (Rock In Peace), únicamente incluida en la edición australiana del Dirty Deeds Done Dirt Cheap, aunque ellos se quedaron sin Love At First Feel y Rocker que entraron en la edición europea. Nosotros nos quedamos sin rareza pero ellos se perdieron dos monumentos al rock. Ese desgarrador grito de Bon Scott al principio sigue poniéndome los pelos de punto, es una canción muy en la onda de clásicos como Problem Child o Go Down. Me encanta su multitudinario coro de "Rock! Rock! Rock In Peace!", toda una declaración de intenciones por parte de Bon, ¡yo sólo quiero rockear! Una canción festiva como ella sóla.

No menos elogios merece Crabsody In Blue, grabación de raíces bluesy perteneciente a las sesiones de Let There Be Rock, muy en la línea de The Jack, pero con su propio encanto. Aunque ambas comparten temática sobre las enfermedades venéreas y estructura musical. Bon canta de forma limpia en su "falsete" y el resto de la banda se limita a acompañar la triste historia de Scott sobre sus "cangrejos". Puro sentimiento el de este tipo, señores...La épica Carry Me Home es otra de las joyas de este disco, los riffs acompañan al duro Scott en lo que parece una descripción de una de sus múltiples noches de juerga, con un triste y premonitorio final: ¿No me acompañarás a casa? No me dejes aquí tirado con toda esta cerveza. Aquí Bon realiza una de sus interpretaciones más sentidas y desgarradoras junto a la enigmática Ride On, cantando como si estuviera pasado de copas, y el solo es de infarto en esta ocasión. Debería tener un monumento esta maldita sinfonía callejera de los alcohólicos y sus resacas.

Nos encontramos con la única canción de la etapa de Brian Johnson en el disco, Down On The Borderline. Al pertenecer a las sesiones de Blow Up Your Video, desprende esa magia de sonido setentero que solo logran los maestros Vanda & Young. Evocando largas carreteras hacia el infierno en su pegadizo coro, finalmente sólo vió la luz como B-side en el single Moneytalks de Australia. Pero ahora recuperamos el ambiente escocés de Scott con la tradicional por aquellos lares Fling Thing. Aunque sólo dure dos minutos y únicamente se componga de una interpretación guitarrera de Angus, es un tema que logra llegar al corazón de los fans por su alegre melodía y por ser recordado como un tema en homenaje al fallecido Scott, re-bautizándola como Bonny. En el recuerdo permanece la sentida interpretación del AC/DC Live!, donde el estadio entero corea este himno al lago Lomond.

Y como todo lo bueno acaba, este paseo por la historia semidesconocida de los australianos termina con el que es, para un servidor, la madre de todas las rarezas de AC/DC, y no porque sea la más inencontrable. Cold Hearted Man fué una canción que disfrutamos con la edición originaria de Powerage a nivel internacional, sin embargo, en las recientes reediciones se ha perdido, por lo que hoy día no puede encontrarse. A menos que uno decida adquirir la "banda sonora" de Iron Man 2, donde sí hace una sorprendente aparición estelar...La historia de este enigmático personaje de nombre Leroy Kincaid sigue cautivando a millones de fans en todo el mundo, y es que la canción realmente lo vale. Gran exponente de un blues-rock en el más sentido significado de la palabra. Escuchen como Scott se desgañita gritando esos Cold hearted man!, entonces, y sólo entonces, uno comprende la grandeza de Bon Scott. Brian Johnson es un gran cantante para AC/DC pero carece de la magia macarrilla que tenía Bon Scott...¿Quizás porque no es escocés? Quien sabe. Sólo Bon Scott podía retratar a este personaje y, a la vez, hacernos sentir como el propio Leroy cada vez que vagamos solos como los lobos.

De lo único que estoy seguro es de que Scott puede estar tranquilo en el más allá, puesto que nos ha entregado de todo en su corta vida. Hasta estas canciones desprenden esa magia fanfarrona pese a estar incompletas. Cold Hearted Man no es sino un ejemplo más, pero es una de las que más me han cautivado a lo largo de mi vida. Puede que muchos no vean el tremendo disco que yo sí veo, pero es que su colega Garfunkel sufre de una extraña enfermedad que le obliga a indagar en rarezas y cualquier bizarrada que haya podido publicar AC/DC. Encima de viejo y que empiezo a chochear, resulta que consumo el tiempo muerto buscando las marcianadas de AC/DC...Los más completistas lo disfrutarán sin duda alguna, por lo que mi compañero El Marqués puede ir encargándoselo a la "mula" de Internet.

Albert Records está lleno de grabaciones que nunca han salido a la luz. Sólo el tiempo dirá si finalmente ven la luz, pero, hasta entonces, yo seguiré disfrutando de estas grabaciones; Heineken en mano y mi Gibson SG roja en la otra, de fondo, Cold Hearted Man, y una vez más, voy a olvidarme de que el resto del mundo existe. Tengo a Bon cantando para mí, y eso, bien vale un imperio.

Como una serpiente no tuvo amigos
Nunca necesitó uno
Hirió su orgullo en lo más profundo
Sólo era otro niño de mamá
Reputación, cristales rotos
Por sus vidas en la calle
Donde todos conocieron a...Leroy Kincaid

Bon Scott: Voz (Excepto canciones "1."/"2." y "13.")
Angus Young: Guitarra solista
Malcom Young: Guitarra rítimica
Phil Rudd: Batería (Salvo indicado en caso contrario)
Cliff Williams: Bajo ("Cold Hearted Man"/"Down On The Borderline")
----
Brian Johnson: Voz ("Down On The Borderline")
Colin Burgess: Batería ("Can I Sit Next To You Girl"/"Rockin' In The Parlour")
Larry Van Kriedt: Bajo ("Can I Sit Next To You Girl"/"Rockin' In The Parlour")
Dave Evans: Voz ("Can I Sit Next To You Girl"/"Rockin' In The Parlour")
Mark Evans: Bajo ("7."/"8."/"9."/"10."/"11." y "13.")
Tony Currenti: Batería ("Love Song")
George Young: Bajo ("Love Song")
Rob Bailey: Bajo ("3."/"4."/"5." y "6.")
Peter Clack: Batería ("3."/"4."/"5." y "6.")

Sello
Flight Recordings, U.K.