Accidental Suicide - Deceased

Enviado por stalker213 el Mié, 21/04/2010 - 21:54
1528

Y se montó la gordaca!

En plena vorágine Death Metal, seguimos el curso y esta vez viajamos hasta los US. Concretamente a Milwaukee (Wisconsin), para darnos de bruces con los atormentados chiquillos de ACCIDENTAL SUICIDE. Una banda que lamentablemente nos dejó muy temprano, aunque no por eso dejaremos de estudiar su caso.

Formados hacia finales de los ochenta -a rebufo de la salvaje marea iniciada por el grueso de bandas de segunda generación- ACCIDENTAL SUICIDE pronto pusieron las cartas bocarriba mediante una enfermiza y desvergonzada Demo apropiadamente nombrada ‘Sadistic Intentions’. Los resultados fueron, cuento menos, óptimos, pero escasos comparados a lo que estaba por llegar con su segunda grabación de estudio, ‘Flesh Parade’ de 1992. Ese mismo año y bajo la banderola de la subdivisión de Peaceville Records, Deaf, la banda lanzaría al ruedo el que iba a convertirse en su primer larga duración y por desgracia, también el último. Así como sabiendo que ya no valía andarse con mierdas (grabar una Demo es una cosa y grabar un álbum otra), la banda entera se puso las pilas ofreciendo el 100% de sus posibilidades para regalarnos esta brutada de trabajo. El grotesco, gélido y acertadamente titulado ‘Deceased’.

‘Deceased’ es un sobresaliente disco de American Death Metal y se presenta bajo diez sórdidos cortes, a cual más tremebundo. Grosso modo, aquí lo que se ofrece es brutalismo al por mayor y poquita cosa cosa más; en otras palabras: ‘Deceased’ no es un disquito de esos que entra a la primera y desde luego, es poco apropiado para aquellos pollos que empiezan a curtirse dentro del género. Toda vez que se han derribado las primeras barreras, el disco entra finito y tal, pero antes de llegar a ese estadio, este primer trabajo a cargo de ACCIDENTAL SUICIDE (inmenso monicker!) supone un duro escollo para oídos poco avezados en esto del Death Metal. De hecho, bien podría afirmarse que la melodía no existe en este álbum, pero eso tampoco reflejaría totalmente la realidad, ya que el antepenúltimo zarpazo, ‘Homicidal Entrails’, contiene un riff híper-melódico -para lo que es la banda- justo en (03:02). La pirueta no es precisamente afortunada, pero por suerte dura sólo unos instantes.

Fuera de este insignificante resbalón (apenas un oasis dentro del conjunto), ‘Deceased’ es un trabajo que se sustenta bajo el más seco de los brutalismos y el uso de medios tiempos sofocantes, antes que no en los blastbeats infames de turno. Es cierto que el Death Metal rápido impacta y aturde, pero si estudiamos el fenómeno con detenimiento, observaremos, para acabar concluyendo, como las mejores bandas en el estilo, habitualmente, tocan la mayor parte del tiempo a ritmo más ponderado (OBITUARY, INCANTATION, IMMOLATION, MONSTROSITY, BRUTALITY y un largo etcétera).

Como decía, el disco está plagado con temas que en ningún caso bajan del ‘8’, eso sí, hay que resaltar por encima del resto al destrozante opener ‘Misery Hunt’ y su apocalíptica sección en (02:42) a lo PARADISE LOST total (circa 1989-90), la críptica ‘Agony of Rebirth’ (acribillante ejecución en su arranque) o la fétida y sarnosa pieza de cierre ‘To Eat the Heart’, que aunque presenta poco artificios, sacude al oyente desde la simplicidad y el bestialismo más básicos. ‘Method of Murder’, con su intro pseudo-alienígena, ofrece de igual modo momentos genuínamente truculentos (aquí la voz de Jackson apesta a borrego muerto que lo flipas); ese medio tiempo incrustado en (02:21) es un jodido rompecuellos de órdago.

Sintetizando: Hemos hablado del primer y único disco de una competente banda que debió estar más tiempo entre nosotros, ahora bien, no confundamos conceptos: poco conocido no es equivalente a poca categoría. La portada es cierto que no mata, pero cumple bien su cometido.

Termino con un aviso a navegantes: No esperéis encontrar una revelación divina o algo por el estilo, porque esto no es DEATH, OBITUARY, MORBID ANGEL ni CANNIBAL CORPSE, eso sí, para cualquier aficionado mínimamente interesado en esta música, ‘Deceased’ representa una escucha algo más que necesaria.

Aquí dejo un más que merecido 8.8 para este impecable trabajo.

Ed Jackson: Voz
Bill Mears: Guitarras
Travis Staedter: Guitarras
Steve: Bajo
Chris Kinkerski: Batería

Sello
Deaf