Abominant - Never Truly Dead

Enviado por stalker213 el Dom, 01/05/2011 - 23:01
2080

1. Portal of Madness (4:52)
2. Rebirth (4:08)
3. Corrupting Morality (5:40)
4. Never Truly Dead (4:57)

Directamente expelidos desde el rarísimamente prolífico estado de Kentucky, llega el turno hoy para los acelerados chicos de ABOMINANT y así ya de rebote, también el de su interesante y efectivo MCD ‘Never Truly Dead’ (Wild Rags, 1997), que en realidad no es otra cosa que una puesta al día de su anterior Demo de 1994 de idéntico nombre. ¿Desconocidos? Puede ¡Aunque no para mi, pedazo de monos titi! En efecto, lo hemos venido repitiendo cientos de miles de veces antes, aunque ni por esas conseguiremos que el mensaje cuaje ¿No es cierto? Poco popular u olvidado, no siempre deben connotar que un disco esté exento de calidad o extraordinarios momentos, y aunque este competente MCD de estreno de los de Elizabethtown no sea la última revelación del género, sin duda alguna va a causar una muy grata sorpresa entre sus más acérrimos seguidores, si es que no lo conocían ya.

Porque sencillamente a todos nos gusta los primero de MORBID ANGEL ¿verdad? Claramente afirmativo. ¡Y cuidado! Que aquí nadie esté diciendo que ‘Never Truly Dead’ sea siquiera un mero amago de secuela del imperial y majestuoso ‘Altars of Madness’, pero lo que innegablemente resulta meridiano, es como esta primera entrega de los de Kentucky bebe (y a cántaros) de la típica y característica propia de sus majestades comandadas por Azagthoth. ¡Y ojo al dato! Que a estos ABOMINANT no les hecho yo en falta calidad ni por uno solo de los recovecos de este Mini, aunque no hace falta tampoco decir como aquí no van a sonar blasfemias sagradas del calibre de ‘Maze of Torment’ o ‘Lord of All Fevers And Plague’; Aunque sí otras y muy, pero que muy bien ejecutadas, por cierto.

Tampoco hace falta decir, como si uno anda mínimamente familiarizado con las producciones con sello de garantía Wild Rags, se extrañará un solo segundo al comprobar cómo la calidad de audio de la mezcla no sea aquello que pudiéramos calificar como “ideal”, pero mucho cuidado con prejuzgar también a la obra (compositivamente hablando), porque si hablamos de Wild Rags e intentamos vincular su nombre a trabajos prescindibles o meramente cumplidores, estamos cometiendo uno de los errores más garrafales en los que pueda incurrir jamás un adepto seguidor de la música extrema.

La obra apenas si se encarama a los veinte minutos, ofreciendo la nada despreciable suma de cuatro fantásticos cortes, aunque eso sí, tan pronto como ‘Portal of Madness’ prende la mecha y arranca desorbitada hacia el precipicio, las claras influencias de MORBID ANGEL a las cuales hacíamos referencia antes, se dejan sentir en cuanto ésta penas lleva recorridos treinta segundos, y no os cuento ya cuando Mike Barnes abre su piquito, pareciendo al punto como si David Vincent hubiera prorrumpido hecho un energúmeno en el estudio de grabación (atención a ‘Corrupting Morality’ en 02:26). Fortísimo tema de inicio, sin duda.

‘Rebirth’ sigue en la tónica de su predecesora, aunque esta vez el violento compás de la maquinaria de Craig Netto, presenta más analogías con el inimitable estilo de su colega Mike Smith en su también Mini de debut ‘Human Waste’ antes que no el del salvadoreño Sandoval; Ahora bien, aunque de entre los tres, Netto saldría claramente como el más trasquilado de la competición, aquí hay un talento que no se puede negar, y esto es perfectamente extrapolable al resto de sus profesionales compañeros.

‘Corrupting Morality’ y el tema-título ‘Never Truly Dead’ (con su intro en plan IMPETIGO total) son los que ponen el broche a esta fiable y muy recomendable escucha, y es que como ya os he avanzado justo antes: Cuando uno ve el logo de Wild Rags donde sea, hay que sacar el machete, la cuerda, atarle las patas al disco y llevártelo a casa para que ya nunca jamás se fugue de tu colección. ¡Así que al loro con Wild Rags! Gente profesional, pero sobre todo íntegra y entregada a la movida.

Poco más que añadir, la verdad. ‘Never Truly Dead’ es un opaco y comúnmente olvidado trabajillo, cierto, pero que nadie se deje vencer por los dichosos prejuicios, porque lo único que haría con ello es privarse de un estupendo ítem, terriblemente aconsejable para los fanáticos más devotos del Death americano de vieja escuela.

Valoración: 7.8

Mike Barnes: Voz
Timmie Ball: Guitarra
Mike May: Bajo
Craig Netto: Percusiones

Sello
Wild Rags