A Taste of Freedom - Carved in Our Dreams

Enviado por Marcapasos el Mié, 06/07/2016 - 20:14
3832

1. Lay Down and Fly (02:16)
2. The Hangman (03:51)
3. Call Me Legion (04:02)
4. I Am You (07:27)
5. Ghost of Sparta (05:15)
6. Homo Homini Lupus Est (05:44)
7. Now or Never (05:28)
8. Maybe Human (04:48)
9. Last Resort (06:53)
10. Heroes of Our Times (04:10)

En un año en el que el estilo Power Metal está dando mucho de sí, una joven banda procedente de Francia ha hecho lo máximo por darse a conocer y abrirse a un público aún por conquistar.

Tal vez los hayas visto en las lindes extendidas de las redes, o tal vez no. Sea como sea, aquí y ahora te los presentaré: A Taste of Freedom, banda que se clasifica a sí misma como Melodic Heavy Metal, aunque su modus operandi varía entre más campos, como el Power Metal o el Metal Neoclásico.

El grupo, desde sus no tan lejanos inicios, se ve compuesto por dos músicos completamente nuevos en el mundillo, Neo y Jean Michel Volz (ambos guitarristas) y, como vocalista, Lean Van Ranna (un cantante que cada vez va ganando terreno como cantante de Power Metal, además de ser perteneciente a un par de excepcionalidades como la de los tailandeses Melodius Deite).
No hace mucho que los conozco, pero una vez que lo hice por medio de unos cuantos adelantos de su primer disco (recién estrenado), Carved in Our Dreams, sentí una ligereza en mi interior, la sensación de que algo muy bueno estaba por venir.

La verdad es que, tras haberle dado unas cuantiosas y merecidas escuchas a su álbum, he decir que no es tan “fantástico” como me atreví a aventurar en aquel primer acercamiento, ni tan “flojo” como llegué a pensar durante la bajona que me entró durante su primera degustación (una bajona que ha ido disminuyendo por cada desmenuzado, vaya por delante).
Pero había que atenderlo, sí o sí. Es más, su maravillosa y elogiable portada no hacía más que invitar a disfrutar unos buenos tres cuartos de hora tras las profundidades de sus adentros.
Así pues, ¿qué es lo que se halla tras sus puertas? A continuación os lo mostraré:

Al primer paso nos aguardará la introducción Lay Down and Fly, una buena presentación semi-orquestal y coral que encenderá la llama musical con un estupendo instrumental de guitarra, una potente batería y teclados, para transportarnos al primer tema, The Hangman, Heavy/Power Metal muy melódico cuya intención será la de ejercer la potencia en las guitarras de manera importante y alzar a un Lean que ensambla un canto bello y vocalmente rasgado.
Call Me Legion será muy diferente. Una auténtica descarga de Power Metal Neoclásico que no hace más que recordar a grandes figuras de su entorno como Rhapsody, Yngwie Malmsteen o Stratovarius. Una de las joyitas que consigue solventar el álbum, sin duda. Una gran demostración, además, del gran dúo guitarrista que conforman Neo y Volz, tanto en las labores solistas como rítmicas (de verdad, fíjense en la cantidad de diferentes melodías que llegarán a desprender estos franceses).

Pasamos a otro plato de los fuertes, I Am You, siete minutos y medio de Metal Melódico sostenido por una tonalidad de voces potentísima (muy grande Lean, muy al estilo de Jorn Lande, seguramente una clara influencia) y un genial instrumental con toques de Blues. Quisiera hacer un inciso en esa interesante incisión que la banda quiere mantener en el estribillo, aspecto interesante que mantendrán a lo largo del álbum.

Me ha gustado mucho también Ghost of Sparta, canción, muy seguramente, basada en la famosa saga de videojuegos God of War. Curiosamente, musicalmente da el canto, como si fuera un reflejo cristalino del torturado Kratos: riffs que avanzan como si de la brutalidad de su fuerza se tratase, contrastado por un estribillo que comparte la trágica vida del torturado Fantasma de Esparta. Buen puntazo.

Una pena que, a partir de este punto, el disco pierde un poco el enlace de interés para con el escuchante, sobre todo con el sexto y séptimo tracks: Homo Homini Lupus Est, tema que se deja escuchar sin problema, aunque repite bastante los preceptos vistos anteriormente; y la balada Now or Never, la cual comienza de una forma preciosa pero que pierde fuelle según avanza y van cogiendo protagonismo las guitarras eléctricas. ¿Y el estribillo? Muy, pero que muy mejorable.

Sube el ambiente con Maybe Human, Power Metal que arranca su potencia de la mano de un Lean brillante como nunca. Endulzan el tema unos pegadizos teclados envolventes (primordiales en el instrumental) y un estribillo que toma las características de un futuro himno de la banda.
Last Resort es otro ejemplo de Metal Melódico, con buenas escalas de guitarras, coros y batería, así como un buen sentido épico al estilo Power, aunque tal vez queda malogrado a medias debido a su excesiva y, a ratos, pesada duración.

Ninguna pega con la canción de despedida, Heroes of Our Times. No importan los traspiés, dan igual los percances: A Taste of Freedom se saldrán con la suya y pretenderán que digamos adiós con una sonrisa dibujada en los labios. Y vaya si lo consiguen, imposible ver lo contrario con ese incipiente estribillo Happy Metal y toda la conjunción armónica e instrumental. Un buen punto de cierre.

Tenemos en ciernes un correcto debut para una banda con muchas ganas de hacerse a sí misma. Tendrá sus más y sus menos, pero correcto, al fin y al cabo.
Por una parte, se nota que estos franceses tienen en sus manos un buen cúmulo de ideas, sin embargo, parece que, en ciertos puntos, yerran a la hora de desarrollarlas o ponerlas a prueba. Lean Van Ranna maneja excelentemente su voz, aunque, eso sí, también hay algún que otro momento en que parece que no va muy a la par con respecto a la instrumentalización manejada por Volz y Neo (un trabajo excelso por su parte, valga decir).

Todo un buen manojo de impresiones encontradas. Carved in Our Dreams no será uno de los discos más básicos de este 2016, pero sí queda como un buen comienzo de una carrera que podría dar mucho de sí en un futuro cercano. Como ya dijera previamente, aún se están forjando a sí mismos. Tiempo al tiempo.
Tres cuernos medios-bajos (6.4/10) para un disco correcto y que sabe ofrecer su buen rato de entretenimiento, pero que no llega tan lejos como habría esperado.

Eso sí, totalmente recomendado a todo aquél que busque algo diferente y sustanciosamente novedoso en el feudo Power actual, seguro que a más de uno gustará, de ello no tengo la menor duda.

Jean Michel Volz / Guitarra
Neo / Guitarra
Lean Van Ranna / Voz

Sello
Brennus Music