A Perfect Circle - Eat the Elephant

Enviado por Javier Chuki Wakcha el Jue, 24/05/2018 - 01:14
1629

1. Eat the Elephant - 5:13
2. Disillusioned - 5:53
3. The Contrarian - 3:58
4. The Doomed - 4:41
5. So Long, and Thanks for All the Fish - 4:26
6. TalkTalk - 4:15
7. By and Down the River - 5:04
8. Delicious - 3:49
9. DLB - 2:06
10. Hourglass - 5:14
11. Feathers - 5:48
12. Get the Lead Out - 6:40

Para serles sincero, desde hace mucho ya daba por muerto el proyecto “A Perfect Circle” de Billy Howerdel y Maynard James. Sus propias declaraciones de hace un par de años daban por sentado que el supergrupo poseía un nulo interés por tomarse el tiempo de preparar un nuevo trabajo de larga duración a futuro. Algo que, en cierta parte, me incentivó a perderles el rastro, pues sin material nuevo no se pueden concebir reseñas nuevas. Vaya sobrecogedora sorpresa con la que me topé cuando hallé en las novedades ofrecidas por Deezer el nuevo álbum de esta banda. Con una portada un tanto extraña para esta ocasión, “A Perfect Circle” retornaba oficialmente después de 14 años de descanso. Un evento que me imponía la obligación de darle una profunda escucha al disco y, obviamente, prepararle una breve pero concisa reseña.

“Eat the Elephant” se nos presenta como un sutil viaje de sesudas reflexiones que van tocando temas que parten desde la trágica situación de la sociedad actual hasta las luchas internas o personales. Quizás lo más difícil de eso sea el tener que encontrar un balance adecuado para no abusar de un determinado tópico o, por el contrario, concebir una indigerible mezcla de temáticas disímiles. “Eat the Elephant” es, además, un conjunto de piezas muy bien pensadas que intentan abarcar elementos musicales nuevos sin dejar de lado el estilo emotivo y sobrio de la agrupación. Maynard y Howerderl han tenido que hilar fino para esta ocasión; y tanto el orden como la duración de las canciones demuestran eso. Asimismo, el ámbito atmosférico, casi espacial, ayuda a nivelar bastante lo pesado de uno que otro tema. Algo que quien lleve un tiempo siguiendo agrupaciones de este género sabrá apreciar bastante.

A diferencia de la mayoría de mis reseñas, para esta ocasión he optado por hablar del álbum como un todo antes que ir desglosándolo tema por tema. Y esto se debe, básicamente, a la forma en cómo “Eat the Elephant” parece estar pensado: una imponente estructura tejida especialmente para conectar cada canción con su antecesora. De igual manera, cada pieza pareciera contener un elemento adictivo que ayuda bastante a enganchar a propios y ajenos a este género: ritmos pesados, una atmósfera etérea, uno que otro tinte orquestal y la muy bien cuidada ejecución vocal de Maynard. Como mencionaba en el anterior párrafo, A Perfect Circle va avanzando de a pocos, introduciendo con cuidado cada elemento musical en un lugar desde donde puedan contribuir al álbum de manera total.

Doce emotivas piezas conforman el álbum con una duración aproximada de 57 minutos. Un lapso de tiempo que, debido a la dinámica propia del disco, parecieran quedarse cortas. Esta estructura de tejido sonoro (que por ejemplo Tool ha podido mostrar en algunas ocasiones) nos permite navegar por el trabajo manteniendo el interés con el que lo empezamos. Y estamos hablando de poco menos de una hora, algo nada fácil de conseguir. Quizás la adaptable voz de Maynard sea lo que personalmente más me ha enganchado, pues a lo largo del trabajo esta se va mostrando con diversos y muy logrados matices. Además, creo que otro punto que merece ser resaltado es la ruptura compositiva de este disco con respecto a sus antecesores. “Eat the Elephant” no es un simple producto reciclado con ideas pasadas que nunca se llegaron a publicar. Es cierto que A Perfect Circle mantiene su núcleo como siempre, pero su propuesta creativa pareciera estar encaminada a una positiva evolución. Todo un ejemplo a seguir para muchas de las bandas actuales de rock alternativo.

Lamentablemente, me encuentro en la duda de si este trabajo es un gran y definitivo retorno o quizás solo una muy digna despedida. Pero, sea uno o lo otro, “Eat the Elephant” es una propuesta que, por ningún motivo, debemos de ignorar. El disco nos ofrece un cúmulo de elementos (muchas veces) carentes en la música alternativa actual. A fin de cuentas, parece que para los acérrimos seguidores de Maynard la espera por alguna novedad suya ha valido la pena.

Maynard James Keenan - Voz
Billy Howerdel – Guitarras, Bajo, Teclados
Matt McJunkins – Bajo en "By and Down the River" and "Feathers"
Jeff Friedl – Batería

Sello
BMG