1886 - Before the fog covers the mounts

Enviado por Alexrock el Lun, 02/11/2015 - 20:54
3709

1. Woodsman
2. Witch hunter
3. Fuego salvaje
4. Flying whales & swimming birds
5. The path though the green forest
6. Mental
7. The seed of feed
8. Breakdown

Veamos hoy a una bandaza en toda regla; a unos chavales, porqué ciertamente atesoran una juventud envidiable, pero que parece ser nacieron cuarenta años tarde, o al menos, musicalmente se quedaron anclados en aquellos años ´60 y ´70 y todos los sonidos psicodélicos, mezclados con wah, fuzz y por supuesto, rock, mucho rock, todo rock. Emparentados quizá con unos modernos Kyuss y nacidos en Sant Just Desvern, Barcelona.

En efecto, desde la pequeña localidad catalana y surgidos no hace demasiado, pues su engendro prorrumpió en octubre de 2012, nos llega el primer larga duración (salió al mercado a principios de este año) de 1886, cuyo estilo ellos mismos definen como hard rock psicodélico, y al que han titulado Before the fog covers the mounts

Naturalmente estamos hablando de un disco cuyo inicio, "Wodsman" nos traslada inevitablemente a Woodstock y todo lo que aquello significó a nivel musical en una escena a la que se añadía por meritos propios no solo el inimitable Hendrix, sino también, porque no Canned Heat o Santana, entre otros muchos. Salvajemente sutil, el tema de inicio con la profunda voz de Pau y esas envolventes guitarras con sabor añejo a la vez que pesado, haciendo gala de mil matices que te sumergen en la más pura psicodelia rockera que puedas imaginar.

"Witch hunter" comienza con una bella melodía y en un plano completamente baladístico, muy melódica, apoyada en una suave guitarra que deja traslucir la esencia de ese sonido setentero. Sin embargo, poco a poco va creciendo en intensidad entre espectaculares solos de guitarra y ritmos que machacan nuestros oídos sin piedad hasta hacer del tema una pieza de alto voltaje rockero. Como rock, del bueno, sin fisuras, emulando a los clásicos anteriormente citados... "Fuego Salvaje", con sabor a Blue Cheer, a Cream, a los contemporáneos Radio Moscow.

Por su parte "Flying whales & swimming birds" se nos muestra hipnótica, una serie de sonidos encadenados por determinada percusión nimia y guitarras lejanas que, durante casi cuatro minutos parece establecer un paréntesis entre sus tres primeras hermanas y la quinta, "The path through the green forest" donde aparece el más genuino blues con la voz de Pau acompañada por sutiles coros de Pol Gómez y Pol Ventura, y un ritmo trepidante de las guitarras que te transporta directamente a épocas pasadas, buen trabajo además en este caso de las cuatro cuerdas, mostrando toda su destreza.

Y es que esta segunda parte del disco es bastante más versátil que la primera, pues si bien hemos comentado que "The path through the green forest" es todo un ejemplo de buen blues, "Mental" es mucho más "stoner", casi siete minutos de orgía instrumental, constituyendo un muro de sonido que tan solo consigue penetrar los constantes guitarrazos y sus consiguientes solos... creo, sin temor a equivocarme, que este es el mejor tema del disco.

Vuelta a la pieza de blues genuino con "The seed of feed", más movido, con más "rollo", armónica incluida, como provenientes de los barrios más oscuros y sucios del Chicago o Menphis de los sesenta, subiendo y bajando en intensidad, pero sin perder nunca la magia y la densidad, característica indiscutible de 1886. Cierra el disco "Breakdown", más psicodelia stoner para mayor gloria de los seguidores de Fu Manchu, por citar solo una, con Pau rasgando su voz y el resto de banda desatándose para poner un broche de oro a un buen trabajo que hará las delicias no solo del amante del género, sino de simplemente de todo aquel que guste saborear buena música sin más.

Tres cuernitos altos casi cuatro con sabor añejo.

Pau Bassedas: Voz y guitarra
Pol Gómez: Guitarra
Pol Ventura: Bajo
Marc Fàbregas: Batería

Sello
Autoeditado